El dilema de la energía nuclear

La energía nuclear se presenta como una alternativa a los combustibles fósiles en la producción de electricidad ya que no emite Gases de Efecto Invernadero. Aunque es una energía muy eficiente, no está libre de contaminación y los desechos que genera son muy nocivos.

La energía nuclear se genera por la fisión nuclear que se produce cuando se dividen dos núcleos atómicos pesados, esto produce una gran cantidad de calor que es utilizado para hervir agua y obtener vapor a presión que hará girar una turbina que producirá finalmente la energía eléctrica.

El desafío de abastecer a la población mundial de electricidad es enorme, en la actualidad cerca de 1.000 millones de personas no tienen acceso a electricidad, pero también hay otro importante desafío y es el cambio climático.

La energía nuclear se presenta como una herramienta tecnológica que podría ayudar a resolver ambos problemas, pues es eficiente y no emite Gases de Efecto Invernadero en su producción.

De hecho en el año 2018, una reunión anual de ministros de energía de 26 países y la Comisión Europea, incluyó la energía nuclear como fuente de energía limpia por primera vez y lanzó una iniciativa para alentar a otras organizaciones de energía a hacer mismo.

Además, el Instituto de Tecnología de Massachusetts, en asociación con Idaho National Lab y la Universidad de Wisconsin, han llegado a decir que la energía nuclear es “esencial” para ampliar el acceso a la energía y reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

También, la energía nuclear usa poco espacio físico en comparación con las sustentables, un reactor nuclear utiliza 5,3 hectáreas por megavatio y la energía eólica utiliza 28,7 hectáreas.

Asimismo,  los reactores nucleares generan energía el 93% del tiempo, a comparación con la eólica con un 37%.

Pero ¿esto convierte a la energía nuclear como una energía accesible y limpia?

Si bien la energía nuclear en si no emite CO2, en el proceso de fabricación del reactor y de las barras de uranio si se emiten Gases de Efecto Invernadero, en especial en la extracción de uranio, el principal combustible de los reactores. Aunque, en comparación con las usinas de combustibles fósiles, la emisión de CO2 de la energía nuclear es ínfima.

Otro de los factores que atraviesan esta energía es su elevado consumo de agua. Constantemente las centrales precisan agua para refrigerar sus reactores, agua que es extraída de mares, lagos o ríos cercanos (por eso los reactores se encuentran cerca de cuerpos de agua) y luego es liberada nuevamente, pero con una temperatura más elevada, lo que puede ocasionar un desequilibrio en el ecosistema circundante.

Pero sin dudas el principal problema de la energía nuclear son los desechos que genera, principalmente radioactivos. Los residuos nucleares pueden ser radioactivos durante miles de años. Actualmente el tratamiento que se les da es controversial y cortoplacista, pues se entierran estos desechos en ‘cementerios nucleares’ bajo tierra o en el fondo del mar, en ‘cajas’ selladas y aisladas. No obstante, el periodo de radioactividad de estos desechos es más largo que la duración de sus “tumbas”. Suponiendo un problema para la humanidad del futuro.

Por si fuera poco, las centrales nucleares pueden fallar y tener fugas radioactivas, como ocurrió en Chernóbil o en Fukushima, estos accidentes pueden tener consecuencias devastadoras para la sociedad y el ecosistema.

Indudablemente, la energía nuclear no es una energía limpia. Pero ¿es accesible?

Bueno, si nuestro objetivo es garantizar que toda la población acceda a electricidad, quizás la energía nuclear no es la mayor opción.

Pues la construcción, el funcionamiento y el mantenimiento de las centrales requieren de un gigantesco presupuesto, trabajo humano y una logística increíble. Algo que muchos países en vías de desarrollo no pueden costear.

Para una familia o una comunidad pequeña es más fácil, rentable y sano optar por las energías renovables. La instalación de un panel solar en una casa o poblado puede significar la diferencia entre acceder a la electricidad o no.

Sin embargo, se estima que la energía nuclear puede servirle de refuerzo a las energías renovables en las áreas altamente pobladas.

NOTA:

A nivel mundial se utiliza un 63% de combustibles fósiles, un  19% energía hidráulica, un 17% nuclear y un 1% energía solar, eólica, geotérmica y de biomasa para la producción de electricidad.

Apoya al periodismo ambiental autogestivo donando mediante Mercado Pago al alias “Eco-Press”.

Piuke ofrece productos dermocosméticos 100% naturales. De producción artesanal, con características curativas. https://www.instagram.com/piuke_cuidado_natural_?r=nametag

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: