El acuerdo porcino con china sigue en pie

Tras un silencio mediático, el ministro de desarrollo productivo, Matias Kulfas aseguro que «el proyecto de desarrollo de granjas sigue en pie». Luego de una reunión del presidente de la nación con los titulares de la Unión Vegana Argentina.

una factoría porcina/ urgente24

Tras la Peste Porcina Africana en China, que obligo al país a disminuir drásticamente su producción, se comenzó a tratar durante la administración de Mauricio Macri un posible acuerdo entre Argentina y China para exportar productos porcinos criollos al gigante asiático. Además, España también está dialogando con China para cerrar un pacto similar.

Esto se debe a que China es el mayor consumidor de carne porcina, símbolo del crecimiento económico de la clase media en el país comunista, con un promedio de 30 kilogramos de consumo anual per cápita, a su vez y a diferencia de los países occidentales, el porcino es el producto animal que más consumen con diferencia: casi 3 veces más que la carne avícola y más de 10 veces que el bovino.

A raíz de esto china comenzó a buscar posibles proveedores de este producto para satisfacer la demanda del porcino, uno de los proveedores va a ser la argentina, con una inversión mixta de 3.800 millones de dólares durante los próximos 4 años, y un incremento de 882.000 toneladas en la producción de carne, a generar exportaciones por USD 2.500 y crear 9.500 puestos de trabajo. Además, un procesamiento de granos de 3,6 millones de toneladas para alimentar al ganado.

Por esto último, grupos ambientalistas y ecologistas independientes, manifestaron su preocupación ya que este pacto puede agravar el ya drástico problema de la desforestación en la argentina, “La instalación de estas granjas de cerdos en las provincias que más deforestaron durante las últimas décadas generará aún más presión sobre los bosques, ya que aumentará significativamente la demanda de maíz y soja para alimentarlos, advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.





desforestación en el norte argentino/Greenpeace

En respuesta a estas y otras preocupaciones, el objetivo del gobierno, es que el proceso se desarrolle «Argentina tiene tradición de un servicio de sanidad animal como el Senasa que es altamente eficiente, con lo cual hay que estar totalmente tranquilos en producir más carne, generando más empleo, sin tener ningún efecto disruptivo en el medio ambiente» señalo Kulfas en comunicación con la prensa.

En esa línea, rechazó «algunas observaciones muy cuestionables referidas a que esto puede ser una fuente de pandemia, cuando en realidad no hay ninguna relación entre el coronavirus con cuestiones vinculadas a la sanidad animal». Cuando, precisamente el covid-19 es un virus de origen  Zoonótico (transmisión de animales a humanos). Además, que la peste porcina africana aunque no es peligrosa para el humano, debido al hacinamiento de los animales puede convertirse en una nueva enfermedad Zoonótica.

El Murciélago grande de herradura chino, es considerado el sospechoso #1 de ser el origen del brote de Coronavirus en Wuhan/ BBC

Otras de las problemáticas ambientales que surgen, son la demanda abismal de agua que precisaran estas granjas, en provincias que actualmente atraviesan una crisis hídrica y la contaminación del aire y del agua que producen las heces de los cerdos.

El gobierno provincial del Chaco, con el aval del gobierno nacional ya cerro un pacto con una empresa agropecuaria china para instalar en la provincia 3 mega factorías de 12 mil madres cada una.

Desde el punto de vista económico, este pacto significaría un aumento del valor del producto exportable argentino, ya que anteriormente exportábamos grano al país asiático para alimentar al cerdo chino, ahora exportando el producto cárnico la argentina tendrá un aumento en el tan ansiado ingreso de la divisa norteamericana. Pero lo que en realidad estamos haciendo es exportar los nutrientes de nuestro suelo a china.

Más desmontes significan más enfermedades, más cambio climático, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, y más desaparición de especies en peligro de extinción, como el yaguareté. Los gobiernos no deben seguir siendo cómplices de este crimen. No podemos perder ni una hectárea más. Es fundamental prohibir y penalizar los desmontes, advirtió Giardini.

Fuentes:

Página 12

El Economista

El Pais

Deutsche Welle

Greenpeace

BBC

Por: Maico Martini

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: