El muro Europeo en África

En el norte de África, limitando con Marruecos, existe una ciudad de 12 km cuadrados llamada Melilla, está urbanización junto a Ceuta son los únicos pasos fronterizos terrestres que conectan a  África con Europa, y ambos territorios pertenecen a España.

Melilla es una peculiar ciudad pues debido a la frontera que divide a la UE con África, está rodeada en su totalidad por una valla constituida por;

 Un alambrado interior de seis metros de altura, uno intermedio de tres y uno exterior de seis ligeramente inclinado hacia el lado marroquí, además en la base hay un entramado de cables de acero para dificultar el paso de los inmigrantes y del lado marroquí se encuentra una fosa y una valla cubierta con alambre de cuchillas, todo esto monitoreado mediante cámaras de seguridad y patrullajes llevados a cabo en conjunto por la guardia civil española y los cuerpos policiales marroquíes.

Otra de las particularidades de Melilla es que goza de beneficios fiscales a comparación con el resto de Europa y es una de las ciudades con más desempleo de España. Pero en este texto vamos a concentrarnos en la inmigración.

Cómo en todas las fronteras existen pasos fronterizos habilitados, pero muchos migrantes no cumplen con los requisitos para ingresar de forma legal, entonces optan por saltar la valla, nadar o esconderse en vehículos.

¿DE DONDE PROVIENEN LOS INMIGRANTES Y QUE HACEN PARA ENTRAR A LA CIUDAD?

La mayoría de los inmigrantes provienen de los países subsaharianos, debido a las problemáticas socioeconómicas y ambientales que padecen en sus países, muchos optan por emigrar hacia suelo europeo con la finalidad de mejorar su nivel de vida. Teniendo que cruzar la mitad del continente por tierra, agua o aire.

Para llegar al norte de áfrica primero tienen que evadir distintos obstáculos, como por ejemplo; los traficantes de esclavos, distintas enfermedades, desnutrición, deshidratación, trata de personas, entre otras. Una vez logran superar las adversidades y llegar a Marruecos tienen que decidir la modalidad en la que cruzarán a Melilla.

Unos optan por saltar la valla en grupos de entre 30 y 200 personas, al grito de Bossa, que significa victoria en el idioma fula -hablado en gran parte de África-. Lamentablemente, luego del largo viaje, una vez logran cruzar la valla,  los espera la guardia civil española.

Muchos son detenidos y deportados a Marruecos, en ocasiones hay fallecidos, generalmente por desangramiento ocasionado por las heridas que se hacen al saltar la valla –aunque ha habido casos de maltrato policial-, y tan solo unos pocos logran entrar a Melilla.

Otros optan entrar por vía marítima de distintas formas, la primera es nadando desde el lado marroquí, siempre y cuando se alejen lo suficiente de la costa para que la guardia civil no los detecte. La segunda opción es pagar a contrabandistas que  llevan a los migrantes en lancha y los dejan a aproximadamente 500 metros de la costa melillense desde donde tendrán que nadar hasta tierra firme, algunos son  apresados por la guardia civil que patrulla la costa en lanchas, otros mueren ahogados y solo unos pocos logran llegar a suelo melillense.

 Otra de las modalidades para llegar a suelo europeo es pagar a un traficante de personas para que los esconda en un vehículo y cruzar por uno de los pasos fronterizos habilitados, por ello la guardia civil cuenta con caninos entrenados para detectar personas, un sensor capaz de detectar el pulso cardíaco de cualquier individuo escondido y entrenamiento policial especializado, solo unos pocos logran burlar los controles fronterizos y llegar a la ciudad, la mayoría son deportados.

Sin embargo el calvario no acaba cuando logran entrar a Melilla, pues el destino deseado de la mayoría de los inmigrantes es la Europa continental y para ello tienen que recurrir a los mismos contrabandistas que ocultan a los inmigrantes en vehículos para abordar un ferri que los llevará a la península, o escabullirse ellos mismos en el puerto de Melilla y ocultarse en algún camión o contenedor que posteriormente abordará el ferri que navegara hasta el continente viejo. Por ello, la guardia civil controla cada vehículo o contenedor que aborda el ferri  con operativos similares al de los puestos fronterizos.

Lamentablemente, solo 3 de cada 100  que entran a Melilla logran llegar a la península ibérica.

FUENTES:

DMAX ESPAÑA

BBC

LA SEXTA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: